Skip links

Manejo de Cultivo Hidropónico de Pepino

El pepino se mantiene como una de las hortalizas más consumidas debido a que la producción se inicia rápidamente, entre 40 y 45 días después de trasplante, y se puede prolongar hasta por seis semanas. En los últimos años ha aumentado la demanda de este fruto y como consecuencia del área de su cultivo, en el año 2002 INIFAP reportó una superficie sembrada de 15,648 hectáreas, con una producción de 367,280 toneladas, distribuyéndose en 29 Estados de la República Mexicana. De 1998 a 2008 las hectáreas sembradas han presentado un crecimiento anual del 34.5%; para 2015 se contabilizaron 23,500 hectáreas sembradas. El ciclo del pepino es corto y varía de una localidad a otra, dependiendo de las condiciones climáticas, edáficas del cultivar sembrado y del manejo agronómico que reciba durante su desarrollo. Al ser una planta anual y cultivada, este fruto presenta variantes en tiempo para la aparición de flores y frutos, lo cual también depende de la variedad que se cultive es por eso que a partir de la tecnología de NXTAgro los productores han podido monitorear las condiciones medioambientales de la zona donde cultivan mediante la estación meteorológica. En México, generalmente florecen de Julio a Septiembre y de Enero a Marzo y fructifica de Agosto a Noviembre y de Febrero a Mayo respectivamente (SIOVM).
El pepino se mantiene como una de las hortalizas más consumidas debido a que la producción se inicia rápidamente, entre 40 y 45 días después de trasplante, y se puede prolongar hasta por seis semanas.

Temperatura

T. Mínima de Germinación

10-12 °C

T. Máxima de Germinación

20-35 °C

T. Óptima de Germinación

27 °C

T. Óptima de día

24-28 °C

T. Óptima de noche

18-20 °C

T. Óptima del sustrato

20-21 °C

T. Mínima del sustrato

12 °C

T. Mínima biológica

10-13 °C

T. Mínima letal

0-4 °C

Humedad El pepino tiene gran superficie foliar y un alto poder de transpiración, la planta transpira debido a las diferencias de presión de vapor entre su interior y el exterior; para ello abre o cierra las estomas. A la salida del Sol se calienta el aire y las hojas de la planta, se produce condensación sobre el plástico, las plantas y los frutos. Se abren los estomas y aumenta la transpiración y la humedad del aire. A mayor temperatura, más transpiración, sube la humedad y baja el DPV (Déficit de Vapor). A lo largo del día se produce una bajada de humedad. Pero en los meses fríos o en los momentos de mucha vegetación, no será suficiente, siendo necesario recurrir a la ventilación. Durante la noche, la humedad aumenta en el interior del invernadero llegando a valores próximos al 100% de Hr. Una humedad excesivamente alta afecta negativamente al cultivo disminuyendo la transpiración, el crecimiento y favorece la aparición de fisiopatías como la humectación, la gutación y la carencia de calcio. Cuando hay poca vegetación y hace calor la Hr puede bajar hasta un 25% y será necesaria la ventilación y la nebulización. Con plantas pequeñas pueden producirse necrosis en los ápices por deshidratación. Por otra parte, cuando hay niveles bajos de humedad, la hoja cierra sus estomas para reducir la transpiración, lo que afecta al desarrollo de la planta y del fruto, que crece lentamente y es de menor calidad, con la punta afilada y deforme. Hr Óptima del pepino: 70-90% durante la noche. 60-70% durante el día.
El pepino se mantiene como una de las hortalizas más consumidas debido a que la producción se inicia rápidamente, entre 40 y 45 días después de trasplante, y se puede prolongar hasta por seis semanas.
Viento Este factor produce dos tipos de efecto: Efectos Negativos Vientos secos y calientes bajan los niveles de humedad en el interior del invernadero hasta el punto de marchitez. Producen deformación en los frutos pequeños. El viento arrastra a las plagas al interior del invernadero; se cuelan por las mallas y por los agujeros de drenaje. Vientos fuertes o muy frecuentes producen daños en las estructuras y cubiertas. Efectos Positivos Aumenta y favorece la ventilación cuando hay exceso de humedad, disminuyendo el riesgo de enfermedades criptogámicas. Al renovar el aire del invernadero con mayor frecuencia, hace bajar las temperaturas cuando son excesivamente altas. Renueva el contenido de CO2 en el interior del invernadero.
El pepino se mantiene como una de las hortalizas más consumidas debido a que la producción se inicia rápidamente, entre 40 y 45 días después de trasplante, y se puede prolongar hasta por seis semanas.
Precipitación Necesita precipitaciones relativamente bajas, para reducir la incidencia de enfermedades, sobre todo en el periodo de cosecha. Fotoperiodo La planta puede ser afectada por la cantidad de hora luz recibida, cuando los días son cortos se induce a la formación de mayor número de flores femeninas y los días largos favorecen al número de flores masculinas, por lo que es un cultivo con influencia del fotoperiodo. Concentración de CO2 CO2 en la atmósfera: 300 ppm Concentración idónea 700 ppm La fertilización con CO2 produce un buen aumento de precocidad, de rendimientos y de la calidad de la cosecha. En comarcas de climas cálidos no es factible el uso de CO2.
pH En relación con el pH el cultivo del pepino se adapta a un pH ideal óptimo que oscila de entre los 5.5 y 7, evitando los suelos ácidos con pH menores de 5.5. Los productores han podido mantener los niveles de pH dentro de estos valores, ya que los dispositivos NXTAgro les permiten monitorear las 24 hr al día sus cultivos. Sustrato El sustrato debe proporcionar un ambiente óptimo para la producción de plantas. Los ingredientes de sustratos pueden incluir mezclas de turba, arena, casulla de arroz, compost y otros materiales. En el sustrato crecen las raíces y es por ello que cobra relevancia el volumen del contenedor. En ese volumen restringido, las propiedades físicas y dentro de ellas las relaciones agua-aire del sustrato, cobran gran importancia; se considera que un buen sustrato debe tener más del 85% de porosidad. Al trabajar con sustratos, otras ventajas son que el material es libre de patógenos, y que se conoce la fertilización y riego que se agrega a la planta. Estos pueden aumentar la productividad de la planta al asegurar un ambiente propicio para la producción siempre y cuando sea correctamente monitoreado y se generen los datos de calidad que ofrece el Agrobot pro de NXTAgro (N.R. Morales Cruz 2009).

Leave a comment

View
Drag